)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

martes, 28 de noviembre de 2017

De cómo unas simples bacterias gobiernan nuestro cuerpo


Cada día que pasa los nuevos experimentos vienen a demostrar que los humanos, lejos de ser esa pretendida creación superior y al margen del resto de las otras especies, somos simplemente un producto más del largo devenir evolutivo.
Y quizás no haya mejor muestra, y mayor cura de humildad para unos seres que tan pomposamente se autodenominan sapiens, que descubrir que su salud, su tendencia a las enfermedades o a la obesidad, sus gustos culinarios, sus estados de ánimo y hasta sus capacidades intelectuales están influenciados por una compleja interacción con miles de millones de diminutos y más que humildes microorganismos microscópicos, con los cuales llevamos coevolucionando para bien o para mal durante millones de años, tal y como muy didácticamente se muestra en el siguiente video:

domingo, 12 de noviembre de 2017

"DIOS NO EXISTE"  declaró Stephen Hawking

La pregunta sobre la creación ha atormentado al hombre desde que tiene memoria, y tradicionalmente los pueblos la han atribuido a una acción divina. Hoy la ciencia ha refinado la teoría del Big Bang y la gran explosión que dio origen al universo está más que confirmada. Gracias a los últimos avances es posible entender exactamente qué fue lo que pasó microsegundos después, es decir, cómo se formaron las galaxias y los planetas. 

Durante siglos científicos y filósofos han intentado desentrañar esos complejos interrogantes. El cosmólogo británico Stephen Hawking es una de las mentes que más tiempo y energía le han dedicado al tema. Sus planteamientos e historia de vida lo han convertido en una estrella y a donde quiera que vaya la gente hace lo imposible por tomarse una selfie a su lado, y cada frase que pronuncia es un titular seguro. Por estos días, como invitado de honor del festival de astrofísica Starmus en la isla de Tenerife, sus palabras volvieron a causar polémica al reafirmar sin contemplaciones que Dios no existe. 

“En el pasado, antes de que entendiéramos la ciencia, era lógico pensar que Dios creó el universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente”, dijo al periódico español El Mundo. En su obra más famosa, Breve historia del tiempo, publicada en 1988, Hawking sugirió que el hombre solo conocería “la mente de Dios” cuando lograra entender la teoría de todas las cosas, que busca unificar de manera coherente las fuerzas que gobiernan el universo. Hasta entonces el astrofísico más célebre del mundo se consideraba agnóstico, pues aunque no podía demostrar científicamente la existencia de un ser superior, tampoco cerraba la puerta a esa posibilidad: el concepto de lo divino superaba su conocimiento. 

En 2010, sin embargo, mandó esa idea al traste en el libro El gran diseño, donde declaró que el universo surgió de la nada, de forma espontánea, como consecuencia inevitable de las leyes de la física. En pocas palabras, Dios no es necesario para explicar el origen de todo. Ahora ha confirmado su postura radical: “Lo que quise decir cuando aseguré que conoceríamos ‘la mente de Dios’ era que comprenderíamos todo lo que Dios sería capaz de entender si acaso existiera. Pero no hay ningún Dios. Soy ateo. La religión cree en los milagros, pero estos no son compatibles con la ciencia”, concluye.

“Creo que sí conseguiremos entender el origen y la estructura del universo. De hecho, ahora mismo estamos cerca de lograr este objetivo”, añade. Hawking se refiere al reciente hallazgo de ondas gravitacionales generadas durante la creación del cosmos que ratifica la idea de la inflación. Según esta, después del Big Bang el universo se expandió a una velocidad mayor que la luz y en ese proceso se pudieron haber creado otros universos, como si se tratara de una olla de agua hirviendo donde aparecen y se chocan cientos de burbujas. Esa postura, más conocida como la teoría de los multiversos, da luces sobre qué pasó antes de la gran explosión.

El británico es optimista, pues para él, “no hay ningún aspecto de la realidad fuera del alcance de la mente humana”. Falta el detalle más importante: rebobinar por completo la película del origen. 

miércoles, 1 de noviembre de 2017

EL INVESTIGADOR: SU PROPIO COBAYO

La confianza del investigador en sus propios resultados

Los científicos dedican su vida a descubrir la realidad, rodeados de sus tubos de ensayo, sus cultivos celulares y sus más que útiles animales de experimentación. Sin embargo, a veces hay que traspasar los límites del siempre aséptico mundo del laboratorio, para poder validar esa hipótesis científica en la que se lleva años trabajando, aún a riesgo incluso de la propia vida.
Y el caso que les relato a continuación tiene todos los ingredientes para un buen argumento cinematográfico. Pero primero les pongo en antecedentes. En 1981 un joven médico residente de “Royal Perth Hospital” australiano, el Dr. Marshall empieza a colaborar con un patólogo de ese mismo hospital, el Dr. Warren estudiando pacientes con úlcera gástrica. Descubren que la bacteria H. pylori se encontraba asociada a las biopsias de estómago de los enfermos, un órgano que hasta ese momento se suponía libre de patógenos por su más que esterilizante entorno, y plantean la hipótesis de que esta bacteria sería la causa de las úlceras pépticas y de un riesgo significativo de cáncer de estómago. A partir de ese momento presentan su trabajo en distintos foros científicos y revistas especializadas y, ante la imposibilidad de confirmar sus resultados utilizando los siempre útiles animales de experimentación, se encuentran con la reserva y hasta la incredulidad del estamento científico tal y como indica el propio Marshall:
Pero 1984 fue un año difícil. Intenté infructuosamente infectar utilizando un modelo animal. Hubo cierto interés y apoyo de unos pocos, pero la mayoría de mi trabajo fue rechazado para su publicación e incluso los trabajos aceptados se retrasaron significativamente. Me encontré con la crítica constante de que mis conclusiones eran prematuras y no bien fundamentadas. Cuando se presentó el trabajo, mis resultados fueron discutidos y rechazados, no por su base científica, sino porque simplemente no podía ser verdad. A menudo se decía que nadie era capaz de replicar mis resultados. Esto era falso pero se convirtió en parte del folklore de la época. Me dijeron que las bacterias eran contaminantes o comensales inofensivos.
Al mismo tiempo yo estaba tratando experimentalmente pacientes que habían sufrido durante años úlceras gástricas. Algunos de mis pacientes habían aplazado una cirugía que se hizo innecesaria después de un simple tratamiento de 2 semanas de antibióticos y bismuto. Yo había desarrollado mi hipótesis de que estas bacterias eran la causa de úlceras pépticas y de un riesgo significativo de cáncer de estómago. Si estaba en lo cierto, entonces el tratamiento para úlcera gástrica sería revolucionado. Sería simple, barato y podría ser una cura. Me pareció que por el bien de los pacientes esta investigación tenía que ser rápidamente terminada. El sentido de urgencia y frustración con la comunidad médica se debió en parte a mi modo de ser y a mi edad. Sin embargo, la razón principal era práctica. Fui impulsado a demostrar rápidamente que esta teoría era capaz de proporcionar un tratamiento curativo para los millones de personas que sufren de úlceras en todo el mundo.
Cada vez más frustrado por la respuesta negativa a mi trabajo me di cuenta de que tenía que tener un modelo animal y decidí usarme a mí mismo. Mucho se ha escrito sobre el episodio y ciertamente no tenía ni idea que ello sería tan importante como al final ha sido. En realidad no esperaba ponerme tan enfermo como me puse. No lo discutí con el comité de ética del hospital. Más significativamente, no lo discutí en detalle con Adrienne [su esposa]. Ella ya estaba convencida del riesgo de estas bacterias y sabía que nunca conseguiría su aprobación. Esta fue una de esas ocasiones en que sería más fácil obtener el perdón que el permiso. Me sorprendió la gravedad de la infección. Cuando llegué a casa con los resultados de mi biopsia mostrando colonización y daño histológico clásico en mi estómago, Adrienne sugirió que era hora de tratarme a mí mismo. Tenía una infección exitosa, había demostrado mi hipótesis.
Después, el tratamiento con antibióticos demostró la eliminación de las bacterias del estómago de Marshall, junto con la desaparición de todos los síntomas asociados a las úlceras gástricas. A partir de ahí fue ya relativamente sencillo montar un ensayo clínico con pacientes que demostró la eficacia de este tan simple, pero efectivo tratamiento que ha mejorado la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo y que ha recortado en gran medida los gastos sanitarios, tratamiento que permitió a sus descubridores conseguir la fama científica con la concesión del Premio Nobel de Medicina en el año 2005, entre otros muchos galardones.

martes, 10 de octubre de 2017

Algo falla en el sistema educativo occidental

Es evidente que todo el sistema educativo se sostiene sobre las espaldas de esos muchas veces abnegados profesores que, con cada vez menos medios, intentan denodadamente transmitir no sólo conocimientos sino un mínimo interés por el saber en unas generaciones que, aunque tienen a su disposición (a través de un par de clics de ratón) todo el conocimiento humano, luego en una más que significativa proporción sin embargo son prácticamente analfabetos científicos funcionales. Y el problema se agrava cuando el docente, lejos de intentar transmitir verdadero conocimiento y método científicos, se supedita (por cobardía o por puro convencimiento) a los mitos inventados hace milenios por profetas con evidentes problemas psiquiátricos.
Así, algo falla en el sistema educativo cuando todo un profesor de ciencias coloca por encima de todo el conocimiento científico actual las simples alucinaciones de unos pobres pastores de cabras de la Edad del Bronce y no pasa nada, tal y como muestra en el siguiente video el siempre combativo Richard Dawkins.
O cuando otros profesores, más abundantes en número que esos pobres “docentes” literalistas bíblicos (pero igualmente nocivos para la enseñanza de la Ciencia)  argumentan cobardemente que ellos no pueden hacer nada, no pueden enseñar ciencia verdadera porque eso choca con las (parece ser que sacrosantas) creencias de sus alumnos, esas que casualmente suelen ser las mismas que las de sus piadosos padres y por supuesto compartidas con los siempre todopoderosos mediadores de lo divino, tal y como se observa en este breve video del mismo documental.
El creacionismo ha infectado los departamentos de ciencia de los colegios 40% de los profesores de biología no aceptan la evolución humana. Incluso en los colegios de los distritos menos conservadores hay todavía un increíble 11% de profesores de biología que creen en el creacionismo. Por ello, únicamente el 28% de los profesores cumplen las recomendaciones del “National Research Council” sobre enseñanza de la ciencia, mientras que por el contrario hay un escandaloso 13% de los profesores que defienden el creacionismo o el diseño inteligente de forma dogmática como realidad biológica anticientífica. Y estos individuos siguen impartiendo clases de biología. Es algo similar a si entre los profesores de geografía o geología hubiera defensores de la tierra plana.
Además este estudio mostraba que el restante 60% de los profesores de biología norteamericanos tienden a evitar la controversia ya que no son creacionistas pero no enseñan explícitamente evolución generalmente por falta de confianza en su propia capacidad de defender los datos científicos. Es decir en la práctica son malos profesores que incumplen con sus obligaciones docentes. Algunos de estos profesores ineptos se defienden argumentando que ellos exponen los dos extremos y dejan que sean los propios adolescentes los que decidan. Como comentaban los autores del estudio, ¿un alumno de 15 años tiene la suficiente preparación, formación e información para cuestionar o rechazar la infinidad de trabajos de investigación realizados en el último siglo por miles de científicos de todo el mundo sobre mecanismos evolutivos? Es lo mismo que si al mismo adolescente cuando se encuentra enfermo se le permite elegir entre diversos tratamientos opcionales: medicinas y cirugía frente a otras posibilidades como la sangría mediante sanguijuelas, los hechizos de bruja, etc. ¿no será entonces el médico responsable de los posibles daños que se desarrollaran al elegir la superstición a la medicina probada? Pues por ello tampoco en el caso educativo se puede ser neutral entre la realidad y los cuentos sin fundamento.
En resumen, o se somete a los profesores a una formación científica más rigurosa o entre los fundamentalistas religiosos y los neutrales se acabarán formando generaciones de analfabetos científicos que serán carnaza fácil para timadores y demás clerigalla parasitaria

martes, 19 de septiembre de 2017

Pulseras homeopáticas para bebes: un caso para el Dr. House

El consumir medicina “alternativa” conlleva casi siempre peligro, ya que nunca se sabe a ciencia cierta qué es lo que se está tomando, puesto que muchas veces estos productos no pasan por ningún tipo de control sanitario. Esto es así ya que los “medicamentos” alternativos son fabricados por cualquier chamán o desaprensivo (o ambas cosas) que sabe con total certeza que la medicina científica está equivocada y que él en su alternativa sapiencia tiene el remedio para casi cualquier enfermedad.
Y un reciente ejemplo de este peligro ha sido publicado en una nota de campo del Centro de Control de Enfermedades estadounidense. En este documento los autores indican que los servicios médicos de Manchester (Connecticut) atendieron a una niña de 9 meses de edad que posteriormente fue diagnosticada de anemia normocítica y de un nivel de plomo en sangre 8 veces superior a lo que se considera ya anormal. La niña había sido cuidada únicamente en el hogar familiar, casa que había sido construida en 1926. Por ello se procedió a la toma de muestras del domicilio, encontrándose que el interior de algunas ventanas tenía pintura desportillada basada en plomo. Sin embargo, el departamento de salud concluyó que esas mismas ventanas eran una fuente poco probable como origen de la exposición, ya que por su corta edad la niña no había podido tener acceso a ellas. Además, el hecho de que los tres hermanos mayores, con edades comprendidas entre los 3 y los 5 años, mostraran valores normales de plomo en sangre y nunca hubieran tenido problemas similares durante su etapa más infantil confirmaba dicha conclusión.
Se procedió a preguntar a los padres (al estilo de los famosos episodios de la serie Dr. House, cuyos casos siempre estaban basados en hechos reales), los cuales informaron que a la niña se le ponía de vez en cuando una “pulsera de hematita homeopática hecha a mano” que habían comprado a un artesano en una feria local, porque este objeto “servía” para combatir las molestias normales relacionadas con la dentición que presentaba algunas veces la pequeña.
Además, los padres añadieron que la niña chupaba y masticaba dicha pulsera durante esos episodios asociados a dolor bucal debido a la salida de la dentadura de leche. Por ello se procedió a analizar la composición de dicho objeto, encontrándose que las pequeñas cuentas espaciadoras entre los diversos abalorios de la pulsera estaban fabricadas con plomo. Como indiqué antes, un caso de libro para el Dr. House.
Y lo peor de todo este asunto es que es de sobra conocido desde hace mucho tiempo el peligro de envenenamiento por ingestión oral de productos que contengan plomo. En general la pintura con plomo, el polvo y el suelo contaminado son las fuentes más comunes de exposición crónica al plomo en niños; aunque los objetos de plomo han dado lugar a envenenamientos agudos. Así a principios de siglo se produjeron en EEUU varios casos de envenenamiento severo y posterior muerte por plomo vinculados al uso de bisutería fabricada con plomo que se comercializaba para niños. Ello dio lugar a avisos generales a la población y en el año 2010, las autoridades estadounidenses competentes establecieron un límite de contenido de plomo en artículos fabricados y comercializados para niños, norma que da lugar a la retirada de numerosas joyas para niños cada año, pero que no se aplica a artículos que no están destinados específicamente para ser usados por niños o en productos para niños como parece ser el caso de la famosa pulsera, que había sido vendida con una nueva finalidad “médica” además de su supuesto valor decorativo, probablemente porque así el vendedor aumentaba su precio, ya que una pulsera bonita y que además “cura” a tu bebé es más que atractiva para ese público desinformado que busca remedios “alternativos”, lejos de la siempre sospechosa medicina científica.

martes, 22 de agosto de 2017

La medicina alternativa mata de verdad a los pacientes oncológicos


Los ciudadanos occidentales, en un mundo donde la higiene, las vacunas, los antibióticos, la cirugía avanzada, los tratamientos oncológicos y la más que diversa panoplia de técnicas médicas que aparecen casi a diario, han desarrollado (con razón) la idea de que las enfermedades, aunque no han desaparecido del todo, son muchas veces sólo pequeñas molestias casi sin importancia. Y entonces, cuando la sensación de alerta médica disminuye o desaparece, algunos occidentales tienden a olvidar quienes son los verdaderos responsables de esos logros y se abonan a las más disparatadas pseudomedicinas porque total, el peligro es casi inexistente. Sin embargo, cuando aparece una enfermedad grave, de esas que ponen en verdadero riesgo la vida de las personas, es necesario recordar que sólo la vieja medicina científica ha demostrado verdadera capacidad de curación y que las mal llamadas “medicinas” alternativas solo pueden llevar a una muerte segura.
Aunque para cualquier persona mínimamente racional es más que evidente que intentar curar una enfermedad grave con cualquiera de las mal llamadas “medicinas” alternativas es sólo un desastre que únicamente lleva al suicidio más absurdo, ello no impide que muchas personas del siempre autocomplaciente mundo occidental se hayan abonado a la creencia de que el agua azucarada, el alineamiento de las energías místicas del cuerpo o del Universo o cualquier otra de la casi infinita variedad de supercherías pseudomédicas (que la siempre fértil imaginación humana ha venido desarrollando durante milenios de superstición) son iguales o incluso mejores que la muchas veces tan denostada medicina científica.
Y para poner blanco sobre negro en este tan importante asunto de la medicina y la salud públicas no hay nada como acudir a la experimentación. Así, el estudio ideal que mostrara la verdadera efectividad de ambos tipos de tratamientos sería elegir una enfermedad grave, por ejemplo el cáncer, y hacer dos grupos de pacientes: uno de ellos recibiría los tratamientos habituales de la oncología médica (radio y quimioterapia, junto con la terapia hormonal) mientras que la otra mitad de los pacientes podrían recibir cualquier “tratamiento” alternativo pero no la medicina convencional. Luego, sólo quedaría estudiar la tasa de fallecimientos de ambos grupos. Por supuesto, este ensayo clínico no puede ser nunca realizado, porque no sería aprobado por ningún comité ético del mundo ya que viola la más mínima buena praxis científica y médica.

miércoles, 14 de junio de 2017

¿Humanos mejorados genéticamente?

Hace tan sólo un lustro se produjo uno de esos grandes avances científicos que alteran el curso de la Humanidad y, aunque como en todo gran descubrimiento los coetáneos no se dieron por enterados, dentro de un siglo (o quizás incluso de tan sólo media centuria) los libros de Historia marcarán ese anodino año 2012 como el inicio de la revolución científica que cambió completamente el concepto de ser humano, llevándolo hacia por ahora límites inimaginables.
CRISPR, aprendan estas siglas porque muy probablemente sus nietos, y hasta quizás sus hijos más tardíos, serán deudores de esta novedosa técnica de manipulación genética.

jueves, 25 de mayo de 2017

El conflicto es malo; el compromiso, el consenso y la colaboración son buenos ¿seguro?


En el mundo actual se da un curioso malentendido: se intenta trasladar el concepto de colaboración y acuerdo a todas las esferas sociales. Y este concepto que es básico para las relaciones entre individuos, en donde casi siempre la mejor solución es un acuerdo entre iguales aún cuando este sea imperfecto, sin embargo en demasiadas ocasiones es la peor de todas las decisiones cuando se trata de buscar el equilibrio entre los derechos fundamentales de la ciudadanía y los intereses de las grandes empresas.

Es evidente que en este complejo mundo globalizado los intereses de los distintos grupos sociales puede no ser coincidente, y lo que es peor, que en general las necesidades de la ciudadanía muy rara vez coinciden con los de esas grandes megacorporaciones transnacionales, cuyo único objetivo no puede ser más que el constante y exponencial incremento de la tasa de beneficios (a costa de lo que sea) para dar satisfacción a esos por otra parte insaciables mercados globalizados que únicamente conciben una siempre creciente tasa de retorno financiero.
Es por ello que el cada vez más preponderante pensamiento único económico, en donde se presenta como un gran logro social los acuerdos entre grandes multinacionales y los respectivos gobiernos no sólo son casi nunca un buen acuerdo entre las partes, sino que la mayoría de las veces suelen beneficiar de manera casi exclusiva a la parte corporativa, que en general por unos pocos “milloncejos” de euros/dólares (además desgravables en la próxima declaración de impuestos) consiguen beneficios de todo tipo tanto a corto como a largo plazo, ya que al final la “colaboración” entre los poderes públicos y las transnacionales es una simple supeditación (que además muchas veces sobrepasa hasta la legalidad misma) a las necesidades e intereres del sistema corporativo.
Es más, tal y como nos explica en este más que esclarecedor video el abogado y experto en temas socio-político-legales Jonathan Marks, no sólo los acuerdos entre gobiernos y grandes empresas suelen ser más que perjudiciales para el conjunto de la sociedad sino que ni siquiera los acuerdos entre particulares y grandes corporaciones son éticos desde el punto de vista social, debido a la brutal disparidad de recursos entre las partes, ya que el resultado final de estas “negociaciones” en general sirve únicamente para esconder y perpetuar el daño hacia el medio ambiente y a las personas, a cambio de unas escasas migajas para unos pocos elegidos de entre los siempre más que abundantes afectados.
Por todo ello, nuestro conferenciante razona que la única postura no sólo ética sino, más importantemente, responsable con la ciudadanía por parte de los gobiernos sólo puede consistir en mantener un perpetuo conflicto con las grandes multinacionales, porque en caso contrario, cuando hay acuerdo (por muy beneficioso que este sea presentado desde el punto de vista mediático) casi siempre suele acabar perjudicado al conjunto de la sociedad, al bien común y, lo que es peor, produciendo muchas veces enfermedad y/o muerte, a corto o a largo plazo, para esos miles o millones de inocentes ciudadanos que muy desgraciadamente siempre se suelen quedar fuera de las consideraciones del acuerdo.

En resumen, y dicho casi como un refrán, que ni el perro pastor, ni las gallinas pueden llegar nunca a ningún acuerdo favorable a sus intereses con el zorro.

miércoles, 22 de marzo de 2017

QUÉ ES LA FILOSOFÍA

"Cuando alguien pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva, ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve ni al Estado ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. La filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es una filosofía. Sirve para detestar la estupidez, hace de ésta una cosa vergonzosa."
Gilles Deleuze, de su obra Nietzsche y la filosofía



jueves, 9 de marzo de 2017

QUE OPINAN DE ESTA NUEVA TECNOLOGÍA?

CIENCIA Y TEC / NUEVA REVOLUCIÓN
Científicos logran almacenar una película de 1895 en una molécula de ADN
Se trata de 'Llegada de un tren a la estación de La Ciotat' de los hermanos Lumiere, filmada en 1895. Este particular método de archivo basado en el sistema biológico promete multiplicar la capacidad de los discos duros actuales.
De la Redacción de Diario Registrado / Lunes 6 de marzo de 2017 | 11:36
Dos científicos de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, lograron almacenar la breve película de los hermanos Lumière 'Llegada de un tren a la estación de La Ciotat' en una molécula de ADN.
NOTA RELACIONADA
El logro llegó después de que cinco años atrás el genetista estadounidense George Church guardó por primera vez un libro en el lenguaje que nos da vida: nuestro ADN.
Este nuevo almacenamiento audiovisual representa una verdadera revolución ante la inmensa cantidad de material que se está generando todos los días y podría derivar en un antes y un después en la forma en que guardamos la información ya que el ADN es ultracompacto y teóricamente podría durar miles de años con información recuperable
Fueron los genetistas Yaniv Erlich y Dina Zielinski quienes lograron poner la película de Lumiere en una carpeta de tan solo dos megabytes junto con un virus informático, un sistema operativo completo, una tarjeta de regalo de 50 dólares para compras online, un texto del matemático Claude Shannon y una placa como las enviadas en las sondas espaciales Pioneer 10 y Pioneer 11, con mensajes simbólicos.
Erlich y Zielinski utilizaron un algoritmo que convierte los unos y los ceros del clásico código binario de las computadoras en las cuatro letras que componen el ADN (A, G, C y T), con una precisión sin precedentes. Fue la empresa de biología sintética Twist Bioscience, que por 7.000 dólares convirtió el código (CATTGACCGA…) en moléculas ADN.
Fue así cómo una vez convertido en ADN, los científicos lograron leerlo con máquinas de secuenciación de última generación, y así convirtieron de nuevo el código genético en unos y ceros para poder ver 'Llegada de un tren a la estación de La Ciotat'. Además recuperaron todos sus archivos "con cero errores".
"Pudimos recuperar perfectamente la información con una densidad de 215 petabytes por gramo de ADN", destacaron los genetistas, aunque son conscientes de los actuales costos. "Sintetizar un mega de información en ADN cuesta unos 3.000 euros, pero soy optimista frente al futuro. Hace dos décadas, secuenciar ADN era 100 millones de veces más caro que ahora. Si la síntesis sigue el mismo camino, podemos llegar al precio correcto", planteó Erlich.
Según un comunicado de la Universidad de Columbia, el ADN "puede durar cientos de miles de años si se mantiene en un lugar fresco y seco, como demuestra la reciente recuperación de ADN de los huesos de un ancestro humano de 430.000 años hallados en una cueva en España".

domingo, 12 de febrero de 2017

DIA DE DARWIN

¡¡¡FELIZ DÍA DE DARWIN!!!
¡Feliz cumpleaños Charles Darwin!
"Darwin despojó a dios de su papel de creado
 del hombre, y al hombre, de su origen divino.
En este fragmento de su autobiografía nos 
da un dato valioso: 
El abandono de la fe cristiana. Un dato muy 
importante para todos aquellos cristianos que 
aún afirman: " ...pero Darwin creía en el dios 
cristiano hasta el final de sus días."
"Darwin era lo suficientemente inteligente para 
darse cuenta de la estafa del cristianismo." 


martes, 7 de febrero de 2017

LA DESAPARICIÓN DE LAS ABEJAS Y SU INCIDENCIA EN LA ECONOMÍA MUNDIAL


Qué pasará con la economía si desaparecen 
las abejas

martes, 31 de enero de 2017

NIETZSCHE Y EL PERSPECTIVISMO

Perspectivismo:
Teoría contraria al objetivismo. Afirma que toda tesis relativa al mundo, todo conocimiento, está influida por las peculiaridades del sujeto cognoscente.
Varias décadas antes que Ortega y Gasset, Nietzsche defiende el perspectivismo: toda representación del mundo es representación que se hace un sujeto; la idea de que podemos prescindir de la situación vital del sujeto, de sus rasgos físicos, psicológicos, históricos o biográficos, para alcanzar un conocimiento del mundo tal y como éste pueda ser (la idea de la posibilidad de un conocimiento objetivo) es un absurdo. Nietzsche considera imposible el conocimiento de la realidad en sí misma, pues toda afirmación, toda creencia, toda teoría del mundo depende del punto de vista de la persona que la ha creado. Más aún, todo ser dotado de algún grado de conocimiento, de alguna capacidad para representarse el mundo (por ejemplo porque pueda percibirlo de algún modo), es tan buen testigo del mundo como nosotros, los seres humanos. Nuestro punto de vista no es mejor para una correcta descripción de la realidad que el de otras especies animales (sencillamente porque no hay ninguna descripción mejor ni peor, todas valen lo mismo). “Abstraer al sujeto equivale a pretender representarse el mundo sin sujeto; es una contradicción: ¡representar sin representación! Quizá existen cien mil representaciones subjetivas. Si se abstrae la nuestra humana, queda entonces la de la hormiga. y si se abstrae toda vida menos la hormiga, ¿de veras ésta sería el hilo del que pendería la existencia? Sí, el valor de la existencia pende del hilo representado por los entes dotados de sensibilidad” (“La inocencia del devenir”).

lunes, 9 de enero de 2017

EXORCISMOS, BRUJERÍA Y OTRAS YERBAS EN EL SIGLO XXI



el exorcista posesion demoniaca exorcismo diario de un ateo supersticion iglesia catolicaHistóricamente el comportamiento fuera de la norma imperante en cada sociedad ha sido el ejemplo por excelencia del predominio de la superstición frente a la racionalidad. Así a lo largo de los tiempos, innumerables personas han sido estigmatizadas, excluidas, perseguidas y muchas veces asesinadas por una ignorante mezcla de enfermizo miedo y fanatismo religioso simplemente por padecer algún desequilibrio psíquico, por demostrar alguna rareza o incluso por sobresalir en sus aptitudes intelectuales.
Y aunque a cualquier persona medianamente instruida pueda parecerle que estos hechos son cosa del oscuro pasado de nuestra especie, ya superados y únicamente presentes hoy en día en la ficción literaria o cinematográfica, la realidad es otra muy distinta. En la actualidad en numerosos países africanos es mayoritaria la creencia en hechizos y posesiones demoniacas, y aunque generalmente la población asocia la brujería a mujeres de edad avanzada (como era habitual en nuestra cultura occidental) los niños pueden ser también sospechosos. Así, si un infante habla o se comporta como un adulto o es insolente con sus mayores puede ser tachado de brujo. Y por supuesto como siempre, las niñas se llevan la peor parte en este supersticioso entorno, ya que éstas además pueden ser acusadas de brujería si demuestran aptitudes sobresalientes en el colegio o presentan interés por las ciencias o las matemáticas, puesto que en estas sociedades profundamente machistas y tradicionales al género femenino se le considera mentalmente inferior al varón. Muchos de estos indefensos acusados han debido huir de sus hogares y actualmente sólo en Ghana sobreviven en condiciones penosas alrededor de mil mujeres y cerca de 700 niños en los denominados campamentos de brujas situados en el norte del país. También tal y como denuncia UNICEF, en todo el continente miles de estos niños brujos perseguidos en sus comunidades de origen malviven en los suburbios de las grandes ciudades africanas donde el anonimato les sirve de refugio. Y las consecuencias de estas acusaciones pueden ser todavía más terribles que la simple exclusión, abandono o persecución, ya que ese mismo informe de UNICEF indica que existen evidencias documentadas de asesinatos de supuestos niños brujos en al menos seis países del continente. Y bajo el sustrato animista de estos países, las religiones organizadas lejos de luchar contra el problema lo agravan, ya que varias iglesias cristianas principalmente las pentecostales y los movimientos cristianos proféticos como los carismáticos o revivalistas se encargan de propagar el miedo a la brujería y de legitimar su persecución incluyendo a menores tal y como sigue denunciando UNICEF.
Y muchos de ustedes, confortablemente situados en nuestro privilegiado y avanzado mundo occidental, opinarán que estas terribles pero anticuadas visiones están restringidas en la actualidad al depauperado tercer mundo. Y por desgracia se equivocan. Además de los diversos telepredicadores norteamericanos que expulsan demonios en cada una de sus actuaciones (según diversas estadísticas el 40% de los estadounidenses creen en posesiones demoniacas), la iglesia católica tiene exorcistas en activo en todo el orbe cristiano. No sólo eso, sino que en el año 2000 el propio papa Juan Pablo II y otros altos cargos de la curia vaticana realizaron un exorcismo a una italiana, que por cierto fracasó estrepitosamente ya que fueron humillantemente derrotados por el espíritu demoniaco que poseía a la joven según relato de testigos. Más recientemente, el pasado año 2011 médicos del departamento de psiquiatría del Hospital Clínico de Madrid publicaron en una revista científica especializada el caso médico de una joven diagnosticada de esquizofrenia paranoide que durante su tratamiento psiquiátrico fue sometida (sin consentimiento profesional alguno) a múltiples exorcismos que acabaron interfiriendo con la medicación. Y con el agravante de que los sacerdotes católicos oficiantes conocían la historia clínica previa de la paciente, tanto en su diagnóstico como en el tratamiento prescrito. Por supuesto, ni en este ni en ningún otro de los múltiples casos ocurridos en las últimas décadas, los exorcistas (todos ellos occidentales y por tanto no pertenecientes a una tribu perdida, no lo olvidemos) jamás han sido acusados de intrusismo profesional, imprudencia temeraria o cualquier otro delito punible al someter a personas temporalmente discapacitadas a sus cavernarios ritos chamánicos.
¿Y qué dice a todo ello la ciencia médica? Pues generalmente muy poco. Es bastante habitual, como en el caso comentado anteriormente, que los médicos simplemente asuman como un mal menor o una desagradable interferencia pero tolerable al fin, el ignorante y dañino intrusismo de los mediadores de lo divino. ¿Alguien recuerda no ya una denuncia sino algún comunicado o declaración de cualquier asociación de psiquiatras o neurólogos oponiéndose a estas absurdas y peligrosas prácticas en los supuestamente civilizados países occidentales?
Y ahora para terminar les dejo con un ejemplo real (con moraleja) del poder de la ciencia en estos supuestos.
Una adolescente hasta ese momento normal comienza a sufrir pequeñas cefaleas, se muestra olvidadiza, sufre de ansiedad y presenta leves problemas de coordinación motora o del habla. Síntomas todos ellos que pueden bien detectarse o bien pasar largo tiempo inadvertidos para sus familiares y conocidos dependiendo de la gravedad e intensidad de los mismos, del entorno social o del contexto histórico.  Al cabo de un tiempo y de forma totalmente repentina, su situación empeora radicalmente ya que nuestra joven mujer comienza a presentar varios de los siguientes extraños comportamientos: convulsiones, revolcarse por el suelo, arrancase la ropa, arquear completamente hacia atrás su espalda de forma casi antinatural, pérdida de reflejos básicos, gritar como una posesa, insultar y escupir a quienes la rodean, alucinaciones paranoides, hipersexualidad o crisis epilépticas.
Inciso: no me digan que no les recuerda al inolvidable e inquietante personaje de Regan MacNeil, la famosa niña de la genial película El exorcista basada en el libro homónimo de William Peter Blatty, por cierto inspirado a su vez en un exorcismo real realizado en 1949 por jesuitas de la universidad de Georgetown. Porque los síntomas son tan claros y evidentes que el diagnóstico parece que sólo puede ser el de una posesión demoniaca de libro. Y ante la cual solo nos queda resignarnos, abandonar la ciencia tal y como hacen cobardemente los médicos de la película (y no sé si los médicos norteamericanos reales del caso de 1949 si se puede creer a la novela) y derivar a la paciente a los prehistóricos métodos de sotanados con alzacuellos.
Pues por suerte para esta chica (y para los otros centenares de personas con síntomas similares) los médicos encargados del caso y diversos investigadores más, que no debían de ser muy religiosos, aplicaron el método científico suponiendo la buena y racional hipótesis de que se encontraban ante una enfermedad de etiología desconocida aunque originada por causas naturales. Al final, tras varios años de estudio se descubrió que estos extraños y llamativos síntomas eran causados por un nuevo tipo de rara encefalitis autoinmune que ataca a células nerviosas provocando un mal funcionamiento del cerebro. Además un tratamiento con inmunosupresores logra revertir la enfermedad en estos tan llamativos pacientes. Así que al final no son necesarios ni exorcismos, ni conjuros, ni hogueras de ningún tipo. Una nueva derrota más para el “Dios de los huecos” cuyo poder se reduce día a día cada vez más, hasta su más completa desaparición.

domingo, 8 de enero de 2017

La Constitución Mexicana, una adelantada en América

En un caso de eutanasia, una mano con guantes quirúrgicos inyecta un líquido en un vial.  CORDON PRESS
La Ciudad de México reconocerá el derecho a una muerte digna en su nueva Constitución. A menos de 30 días para que se acabe el plazo de los diputados de crear una Carta Magna para la capital de México, convertida en entidad federal desde el año pasado, el derecho a la eutanasia se ha impuesto en la Cámara con más del 60% de los votos. El texto promete erigirse como uno de los más progresistas de América Latina. Y con su aprobación final, será la primera vez que se eleve este derecho al rango constitucional.
El artículo aprobado por los constituyentes sostiene: “Este derecho fundamental, el de la determinación y el libre desarrollo de una personalidad, deberá posibilitar que todas las personas puedan ejercer plenamente sus capacidades para vivir con dignidad. La vida digna contiene implícitamente el derecho a una muerte digna”.
La capital mexicana, bastión de la lucha por los derechos de los homosexuales en todo el continente —fue la primera capital de América en reconocer legalmente el matrimonio de personas del mismo sexo en 2009—, además de ser pionera en permitir la interrupción libre del embarazo, ha dado un nuevo paso trascendental para el país. El reconocimiento de una “muerte digna” en su artículo 11, de ser finalmente ratificada la Carta Magna y aprobada después la legislación reglamentaria para la eutanasia (qué tipo de casos y con qué tipo de salvaguardas), podría extenderse a toda la República. El constitucionalista Diego Valadés explica cómo: “De acuerdo con la Constitución federal, el artículo primero reconoce la progresividad y universalidad de los derechos fundamentales. Esto quiere decir que los derechos que se adquieren en un lugar del país se consideran como referentes en el resto de Estados”.
La Iglesia mexicana ya ha advertido que se trata de una capital “asesina” y que el texto que preparan los diputados no es más que un “bodrio”. Pero la gran megalópolis continúa en su empeño por empujar al resto del país hacia el reconocimiento de los derechos más progresistas y convertirse en referente para el continente.

jueves, 29 de diciembre de 2016

LA INVASIÓN CULTURAL

Hecho: El español es la lengua oficial de más de 20 países: Argentina, Bolivia (junto con el quechua y el aymara), Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guinea Ecuatorial (junto con el francés), Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay (junto con el guaraní), Puerto Rico, Perú (junto con el quechua y el aymara), República Dominicana, Sahara Occidental (junto con el árabe), España (junto con el catalán, vasco y gallego), Uruguay, Venezuela.
Hecho: Junto con el árabe, chino, francés, inglés y ruso, el español es uno de los seis idiomas oficiales de la Organización de Naciones Unidas.
HechoTras el chino mandarín, es la lengua más hablada del mundo por el número de personas que la tienen como lengua materna (472 millones). Y la tercera, en Internet.
¿Por qué, entonces, el nuevo diccionario de la RAE ha retirado 1.350 términos antiguos que ya no se usan, pero ha admitido 5.000 nuevos, muchos de ellos procedentes del inglés? Pues, principalmente, por dos causas: porque el inglés es la lengua más usada en Internet (26,3 % del total), a pesar de ser la lengua materna de solo 375 millones de personas, y porque tiene el honor de utilizarse como lengua internacional de la ciencia, lo que da como consecuencia la inevitable importación de muchos términos de ese idioma a todos los demás, incluido el nuestro.
Y es aquí a donde queríamos llegar. Las palabras que no tienen equivalente en español (neologismos) son bienvenidas y necesarias para la evolución del idioma, pero la importación de vocablos para substituir palabras ya existentes sólo empobrece la lengua materna. Desde nuestro punto de vista, la Real Academia Española de la lengua debería tener algo que decir al respecto.
Hasta el momento, los criterios que los académicos han seguido para la incorporación de nuevos vocablos son básicamente dos: frecuencia de uso y tiempo de vigencia. El director del diccionario, Pedro Álvarez de Miranda lo explica así: “La Academia fija la gramática y la ortografía, las normas para hablar y escribir correctamente, pero no puede fijar el léxico. Las palabras no hay quien las gobierne porque los hablantes son los supremos soberanos. La Academia no es un policía que vigile el buen uso del lenguaje, sino que se ha de comportar como un notario que da fe y constata en acta ―en el Diccionario― lo que está ocurriendo y ya es común en la calle. Los académicos no se inventan nada”. No cabe duda de que el lenguaje es algo vivo, en continua evolución, pero alguien debe velar por el consenso, aun a riesgo de equivocarse.
En su último artículo “El neoespañol del aeropuerto” publicado en El País, Álex Grijelmo nos descubre el léxico que emplea un viajero que se acerca al aeropuerto para coger un avión. Pero este panorama no es exclusivo de la navegación aérea: lo encontramos en la mayoría de los ámbitos de la vida cotidiana. A ello han contribuido de forma decisiva los medios de comunicación. Los periodistas se afanan en inventar términos nuevos para ocultar su falta de talento y el inglés es su primera fuente de suministro: attachment (anexo), butear (arrancar), chatear (conversar), clickear (seleccionar), mail (correo electrónico), freezer (congelador), machear (combinar, equiparar), mouse (ratón), printear (imprimir), printer (impresora), spray (aerosol), staff (empleados), post (artículo, opinión), postear (colgar un artículo, opinión)…
Estos son solo algunos de los anglicismos más crudos o barbarismos que hay que evitar. Ante esta plaga, el ciudadano se pregunta cuál es el papel de la RAE y si están cumpliendo verdaderamente su función (limpiar, fijar y dar esplendor). Entiende la necesidad de ampliar el léxico a medida que avanza la tecnología, pero no el abuso de aquellos. A fin de cuentas, un número significativo de formas, hoy corrientes en el hablar popular, fueron en su tiempo latinismos, galicismos o italianismos. Decía Unamuno en 1901: “Lo que ayer fue neologismo, será arcaísmo mañana, y viceversa”.
La doctora Markéta Novotná escribió en 2007 una tesis titulada “El anglicismo en la lengua española”. Afirmaba que había extraído del Gran diccionario de uso del español actual 407 términos procedentes del inglés. Pero, ¿cuántos más se habrán colado en estos últimos diez años? Aun así, el propio Álvarez de Miranda no está preocupado por el alud de anglicismos que han ingresado en la lengua de los hispanohablantes, según declaraba recientemente a La Vanguardia: “No soy muy alarmista ni muy catastrofista en esto de los extranjerismos. En el siglo XVIII, había verdadera alarma ante la profusión de galicismos y se llegó a profetizar que el francés iba a acabar con la lengua española. Las lenguas son sabias y saben aceptar lo que necesitan y no rebasar un cupo tolerable de extranjerismos crudos”.
Si las lenguas, con sus mecanismos, son capaces de defenderse de las “agresiones externas” cabe preguntarse para qué se necesita una academia de la lengua. De hecho, no todos los idiomas tienen la suya. El inglés es uno de ellos. Al no existir un órgano regulador, la lengua es más dinámica y está en continuo desarrollo. Consecuencia de este dinamismo ha sido el último neologismo aparecido en los medios, relacionado con el contratiempo que ha supuesto el Brexit o la victoria de Donald Trump: ”posverdad” (post-truth). El Diccionario Oxford lo ha elegido como palabra del año y “denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”. Aunque resulta un poco ambiguo en su definición, no se le puede negar que viene a rellenar un hueco semántico: el que se refiere a una “verdad” sentida sin apoyo en la realidad. El editor de ese diccionario ha jugado un papel activo, parece haberse adelantado a los tiempos al incorporar este nuevo concepto.
Sería interesante que la RAE se adjudicara ese papel de “visionario” de la lengua. Mostraría su eficacia al aportar conceptos para los cuales no tenemos un nombre y, a la vez, cambiaría ese papel pasivo que ejerce. Porque ese “dejar hacer, dejar pasar” del liberalismo económico aplicado a la lengua española, hablada por la gran variedad de grupos culturales que existen hoy en día, podría llevarnos a una peligrosa anarquía difícil de reconducir; como ya se está viendo con verbos como “googlear”, que se ha incorporado con rapidez al argot de Internet sin que nadie haya sancionado su uso.
Mientras escribimos este artículo, nos vienen a la mente esas palabras de Javier Marías, en “La invasión del neoespañol”: “es demasiada la gente (incluidos renombrados autores y traductores) que ya no domina la lengua, sino que la zarandea y avanza por ella a tientas y es zarandeada por ella. Hubo un tiempo en el que podía uno fiarse de lo que alcanzaba la imprenta. Ya no: es tan inseguro y deleznable como lo que se oye en la calle”.
No queda mucho más que decir. Solo que nos tememos que la invasión de neologismos va a ir en ascenso y sin control; que este modo de actuar que la Real Academia Española viene ejerciendo desde hace tiempo es muy cómodo para los académicos y de paso también para los que trabajan en los medios de comunicación y, por último, que el más perjudicado es, sin duda, el idioma español. Y esto último, y volviendo al inicio de nuestra argumentación, es también un hecho

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura